sábado, 17 de junio de 2017

Indios de los bosques



¡Hoy una entrada de las rápida! Hace tiempo que tenía ganas de mostrar estas minis que tenía pintadas de hace algún tiempo. Son de la marca Warlord y, al igual que las compañías francesas de la Marina, son muy agradecidos de pintar. Apenas tienen rebabas ni líneas de molde  y, aunque no son especialmente dinámicas, son minis carismáticas y con cierto sabor peliculero que a mí me han resultado bastante agradables.



Antes de empezar a pintarlas hube de buscar bastantes imágenes para hacerme una idea aproximada de las vestimentas y las pinturas de guerra. Estas últimas eran un punto que me preocupaba, pero finalmente resultaron ser mucho más fáciles de pintar de lo que me esperaba aunque es verdad que decidí ser conservador en cuanto a los esquemas, ya que algunos de ellos pueden ser bastante complejos:







jueves, 8 de junio de 2017

Más escenografía para Musket & Tomahawk

En nuestras partidas de M&T la escenografía había quedado muy vistosa pero se me antojaba poco variada (que me imagino una mesa repleta de edificios, vaya).  Tenía ganas de seguir probando con la lámina de PVC, así que me decidí complementar la cabaña del bosque con una leñera. Al fin y al cabo ¡los colonos necesitan prevenirse ante los rigores del invierno en el valle del Mohawk!

Para crearla corté los listones de PVC a medida y les fui dando textura una a una con diferentes punzones, cutters y cepillos de alambre. El resto fue pegarlos con paciencia a ratos perdidos. Nada de gran complicación.


Los troncos de madera y el tocón son ramitas auténticas cortadas a medida. Frikiconsejo: hay que asegurarse de que la rama está bien seca y sobre todo bien barnizada. De lo contrario un insecto hambriento puede darte un disgusto cuando su madre decida que es un buen sitio para desovar. Sí, de nuevo habla la experiencia.
El barril es de resina, venía como regalo en un número de la revista Breaking War (lo siento, no recuerdo la marca). Las astillas repartidas por el suelo son virutas de cerillas diseminadas aquí y allá.


El tejado lo pinté por separado y lo pegué después de pintar el resto de la estructura, para que no me estorbase. Utilicé un trozo de madera de balsa que tenía por algún rincón y que también texturicé y maltraté un poco para darle el aspecto de haber sufrido los rigores del clima, con algo de verdín aquí y allá. También pegué algunas piedras pequeñas a modo de refuerzo del tejado, y luego pegué algunas "hojas" (semillas de abedul, disponibles en cualquier parque).


 En la cola de la escenografía aguardaba hace tiempo un granero de Renedra que fui pintando de manera paralela a la leñera. Una vez montado pude comprobar que las dimensiones son algo reducidas pero el montaje es fácil y el acabado está bastante conseguido, así que para mí cumple su función perfectamente:



(Quien dice que sirve para defenderlo de las incursiones de los indios, también para desmantelar rituales blasfemos en lo más profundo de Nueva Inglaterra...)



Como ya estaba metido en faena aproveché un mantel destinado a acabar en la basura para crear  un pequeño campo sembrado siguiendo los pasos de este tutorial de youtube bastante majo:



Bastante rápido de hacer y queda bastante bien sobre la mesa. En cuanto pueda haré dos o tres más con algunos elementos para darles variedad: tramos de tapia, alpacas de paja, algún arbolillo...



¡Y esto es todo por hoy! En breve colgaré más avances de mi guerra franco india que espero que os gusten.


domingo, 28 de mayo de 2017

Mis no - estalianos para Frostgrave ( I )

En los últimos meses hemos tenido ocasión de probar este juego y nos ha dejado un buen sabor de boca: unas reglas ligeras y dinámicas, la posibilidad de desarrollar campañas y, sobre todo, la oportunidad de desempolvar esas viejas minis que llevan años durmiendo el sueño de los justos en un cajón nos ha hecho tener ganas de seguir explorando las ruinas de Felstad.
Las primeras partidas de prueba las jugué con unos enanos clásicos de GW (nota mental: entrada con esas fantásticas miniaturas) pero me pareció la excusa perfecta para montar una banda de no-estalianos: rudos mercenarios y soldados, espadachines e hidalgos con un exacerbado sentido del honor.
La primera elección era el mago. Decidí que sería un clérigo en alguna misión sagrada encomendada por un cardenal, la escuela de Taumaturgia me pareció bastante adecuada para representarlo. Después de rastrear distintas opciones de miniaturas encontré en Gamezone una que me pareció adecuada para representar a Beda el Joven:

BEDA EL JOVEN (Taumaturgia, bastón)
Irás al lejano norte, a la ciudad maldita de Felstad. Allí recuperarás las reliquias y los huesos del Santo Pendergast, que cayó defendiendo a sus gentes de la oscuridad ¡Mitra así lo quiere!”



Para el aprendiz me decanté por la gama de Reaper, donde encontré a la perfecta Lisabetta de Rocamirano:

LISABETTA DE ROCAMIRANO (Taumaturgia, espada)
Me gustaría saber qué carajo pinta aquí. Sí, ya sé que es la aprendiza del viejo, pero también he escuchado que es algo más que su sobrina, tú ya me entiendes... A mí me da que ésta tiene sus propios planes. No me gusta ¡hazme caso, una mujer en el grupo no trae más que problemas!”




Con los líderes de la banda ya preparados tenía clara la siguiente opción. Un ladrón puede no ser un combatiente experto pero es más ágil a la hora de rapiñar tesoros, es capaz de decantar el resultado de un combate demasiado igualado y es muy barato de reclutar. La gama de "1650: a capa y espada" tenía a Niño, el pilluelo perfecto:

NIÑO (Daga)
Claro que no pienso llamarte por tu nombre. Óyeme bien...Niño: tú ni siquiera tienes nombre.
No al menos hasta que cortes tu primer gaznate"


La banda sigue creciendo poco a poco. En próximas entregas presentaré al resto de los miembros de la banda.

miércoles, 8 de febrero de 2017

Escenografía para Musket & Tomahawk

Hemos comprobado que nuestras partidas de M&T necesitan una escenografía más variada. Tengo varios edificios en distintas fases de proceso pero me apetecía tener algunos elementos listos para las siguientes escaramuzas, así que me decidí a hacer algunos elementos rápidos que no me ocupasen mucho tiempo.

En algún rincón guardaba varios arbolillos de plástico de mala calidad, de los que suelen utilizarse para decorar tartas infantiles. No son especialmente bonitos pero con un poco de trabajo servirían para rellenar y hacer bosque. Una capa gruesa de flock, una generosa cantidad de barniz en espray y una base improvisada, y listo. Los indios podrán acechar cómodamente desde su espesura:


Lo siguiente que me planteé hacer fue unas cuantas peanas de vallados de estilo colonial. Inicialmente hice cuatro peanas, pero luego me parecieron insuficientes e hice otras dos más (¡y vistos lo bien que quedan sobre la mesa, seguramente acabaré haciendo unas cuantas más!). Me hice con dos cajas de cerillas largas, una plancha de DM, un bote de cola blanca y después de un par de ratos perdidos conseguí que tuvieran un aspecto convincente:



Una partida de huron llegan a los límites de una hacienda inglesa

Mientras se secaban los vallados decidí aprovechar un pequeño trozo de madera de balsa sobrante. No era muy grande, así que por fuerza tenía que ser un elemento pequeño y sencillo. Al final salió esta letrina... incluso los combatientes necesitan hacer sus pausas.



jueves, 12 de enero de 2017

Escenografía: campamento

El primer elemento que pinté para ambientar nuestras partidas de Musket & Tomahawk fueron estas tiendas de campaña de la marca Renedra. Son piezas fáciles de pintar y bastante detalladas y, aunque son las típicas tiendas tradicionales pensadas para ambientaciones históricas, no desentonan para nuestras bandas de Frostgrave o supervivientes postapocalípticos.

Para que las peanas no quedasen demasiado simples le añadí algunas vituallas, representando el típico equipo diseminado por un pequeño campamento.



Las cuatro tiendas quedaban bastante bien pero me parecían pocas, así que decidí fabricar otras cuantas tirando de cartón de cereales sobrante. Creo que el resultado no queda mal, pero podéis juzgar vosotros mismos:


  
La caja incluía una pequeña hoguera donde calentar la comida. Nuevamente me pareció que merecía hacerle una pequeña peana. El conjunto queda así:


viernes, 7 de octubre de 2016

Sé lo que hicisteis este verano.

¡Sigo aquí, palabra! No he desaparecido sepultado bajo la montaña de minis, pero por poco, porque últimamente entran más minis de las que salen.
Están siendo seman... meses de tiempo disperso. Ha abundado el tiempo para pintar o jugar, pero no para sacar fotos en condiciones ni publicar en el blog. Y como la vida da muchas vueltas (hasta de campana), ahora me encuentro de baja y con horas y horas de tiempo ocioso... pero sin posibilidades de poder pintar debido a la postura. De sacar fotos a lo que llevo pintado ni hablamos, claro.
Después de ponerme al día (casi) con la lectura y de superar una pasajera adicción a Netflix (todo en exceso acaba cansando), vuelvo a echar de menos terriblemente los pinceles. De momento no es posible, así que me he dicho que al menos puedo contaros en qué he estado metido este tiempo. Las fotos son rematadamente malas, me disculpo de antemano.


NUESTRA CAMPAÑA DE ALL THINGS ZOMBIE
Hemos jugado un nuevo escenario de la campaña con un resultado indeciso, donde el abanico de "¿y ahora qué?" se amplia. Puede haber muchas consecuencias, y no todas tienen por qué ser positivas. Mientras redacto el diario de Jack aquí tenéis un adelanto de cómo se pusieron las cosas.



A estas alturas de la campaña Jack y yo coincidimos en que el reglamento se nos empieza a quedar estrecho. Tiene grandes aciertos en cuanto a ambientación (Zombicide ha copiado algunos) y es bastante flexible para adaptarlo a tus gustos... hasta cierto punto. Es un juego ideado para jugar en solitario, y cuando se juega en modo cooperativo sus carencias se notan aún más ¿Solución? Buscamos un reglamento que sea cooperativo, donde los zombis los maneje el sistema y no otro jugador, y más completo y menos ligero.
¡Aceptamos sugerencias!


MI GUERRA FRANCO - INDIA
Sigo enfrascado con mi capricho particular: varias facciones para jugar escaramuzas de la guerra franco-india, un período que me encanta junto al napoleónico. He completado un pequeño campamento para mi Compañía francesa de la Marina que es igual de válido para regulares británicos, civiles... o supervivientes del apocalipsis zombi.

Terrible foto, lo sé

Mis indios se han quedado en medio del proceso de pintado. Son algo más lentos de pintar que las tropas uniformadas pero muy divertidos gracias a sus adornos y tatuajes, no hay dos exactamente iguales.



También, y rompiendo mi propia regla, he jugado  con minis sin pintar (ni siquiera  imprimadas, culpable) para probar las reglas de "Musket & Tomahawk". Se ha mostrado como un reglamento ligero, ágil y muy narrativo que cubre bastantes supuestos, y con un sistema de activación por cartas que me ha parecido muy original. Jack ha caído en la fiebre tras la partida y ha empezado a hacerse con unos cuantos piratas para asolar las colonias costeras. Pensamos exprimir este reglamento.




Las milicias canadienses emboscaron a las tropas de Su Majestad e hicieron una pequeña carnicería. Los dos líderes tenían una vieja deuda de honor pendiente y la resolvieron de una manera más personal... El capitán francés poco pudo saborear la victoria antes de que los guías mohawk se cobrasen venganza.

FROSTGRAVE
No tenía intención de probar este juego. No al principio. Luego me ofrecieron probarlo "de gratis", recordé un grupito de enanos oldschool durmiendo el sueño de los justos... y una caja de bretonianos esperando un motivo...
Bueno,qué os voy a contar que no sepáis.

Mis enanos contra el hombre de armas de Jack


"Las pinto y se las regalo a Jack, pa' que juegue". El aprendiz.

Infante

Un arquero, no puede faltar

Ladrón explorando ruinas

Cazatesoros 

Un juego que me ha dejado buen sabor de boca por sus posibilidades en una campaña. Es inevitable compararlo con Mordheim (yo no pude evitar hacerlo con "Ars Magica" por su temática) aunque es más equilibrado que éste. No hay tantos modificadores ni bandas "temáticas" que acaban desequilibrando el juego. Lo mejor de todo: que ya tienes una excusa para desempolvar aquellas viejas minis. Y descubrir en un arranque de nostalgia que sigues echando de menos aquellas partidas quinceañeras, y lo malo que eras ya entonces con los pinceles.
Yo ya me he gastado el presupuesto friki del trimestre en mi banda de estalianos.

¡Seguiremos informando!

sábado, 28 de mayo de 2016

Musket & Tomahawk: Compañía francesa de la Marina (y II)

Ha pasado bastante tiempo desde la última entrada de este blog, mucho más de lo que pretendía. A pesar de seguir pintando y montando con regularidad el tiempo para sacar fotos y publicarlas ha sido entre escaso e inexistente durante este tiempo.
Hoy que el Mundo Real me ha dado algo de licencia he decidido aprovecharlo para publicar la segunda mitad de mi Compañía Francesa de la Marina; he tenido que volver a hacer una nueva sesión de fotos, porque las que conseguí tomar hace unas semanas no eran aprovechables. Estas no son ni de lejos una maravilla, pero al menos pueden publicarse con algo de maquillaje digital.

Como ya comenté en la última entrada relacionada, las minis de Warlord se pintan prácticamente solas. Tienen unos rasgos muy marcados que se hacen visibles con apenas un lavado y un par de luces, y reconozco que es un extremo  que agradezco: últimamente pinto más para jugar que para exponer e intento perder el menor tiempo posible en trabajos de detalle y técnicas sutiles. De hecho ni siquiera estoy pintando los ojos.
El aspecto que menos me convence de esta marca -y conste que no es algo necesariamente negativo- es que tienen un canon que me recuerda mucho a las antiguas minis de GW, o más justamente a esas minis de mediados de la década de los 90: rasgos marcados, manos grandes,etc. Comparadas con la línea más realista de otras casas como las de Perry tienen un aire más tosco. Pero como digo, es pura cuestión de gustos y son minis de calidad más que aceptable.
Ya me he extendido bastante... la segunda mitad de la Compagnie Franche de la Marine.


Con este grupo he remarcado en lo posible su aspecto regimental. He intentado mantener los esquemas de  los uniformes incluso en los detalles como las bandoleras, jugando algo más con los colores de los calzones. Me gusta particularmente la figura del oficial, de pie en el centro, con el sable al hombro y la pistola preparada, aguardando a reaccionar. Con el petate y el fusil al hombro la posición en la realidad sería muy poco cómoda, pero me parece la figura con más carisma de toda la caja.
También le he prestado algo más de atención a las peanas jugando con varios tipos de hierba artificial, matojos y hierbas altas, intentando que parezca la vegetación propia de inicios de primavera, que aparece tras las últimas heladas. Aunque me gusta el aspecto final sigo buscando otras fórmulas que me dejen más satisfecho, la verdad.

Por último (la otra foto que he podido aprovechar) una foto de conjunto de la compañía al completo, dispuestos a defender las posesiones del Rey en Nueva Francia:


Toca ahora preparar algo más de escenografía y pasar a sus antagonistas: ¡las tribus indias!. Pronto os contaré más novedades... espero.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...